El estadio Olímpico de Kiev se viste de gala para la final