María Jesús, a Julio: “No tengo nada que temer, no me amenaces”