¡Menudos movimientos los de Brígida!