Los nervios le juegan una mala pasada a María y para su actuación