Las despedidas, el momento más duro