Alfredo y Yoli, enfrentados por una rodaja de tomate