Adara, sobre Miguel: “En pocas palabras, juego sucio”