El regalo más especial de Miguel: Un peluche que le regalaron sus padres cuando era niño