La repesca de Miriam y la frialdad de Igor