Alessandro, el flamante ganador