Paula prefiere el sexo sin rituales: “Me gusta que esté cocinando y... ¡toma croqueta!”