Kiko, después de su bajón: "¡Sigo on fire!"