Laura y Rappel, ¡salvados de la expulsión!