Dani Santos, asustado por las historias de fantasmas de Rappel