Liz sigue traumatizada por los gusanos