Los porcentajes ciegos dejan a los nominados con la boca abierta