Fran Nicolás se inventa que ha oído gritos del exterior: "¡Carlos, cornudo!"