A Elettra no le gusta limpiar… ¡y se nota!