Mónica, desquiciada al escuchar unas voces del exterior gritando “¡Miriam ganadora!”