Salvadora acepta la invitación de Jesús