Iñáki nunca ha podido olvidar la mirada de Toni, que falleció a los 7 años víctima de cáncer