Sergio Dalma, un comercial telefónico irreconocible