Carmen Martínez Bordiú baila un vals con David Agramunt, su bailarín preferido