Sádico y con ansias de fama: analizamos el perfil criminológico del asesino de la baraja