Sóller, a solas con el cazador