Una cirujana plástica llega al Central