Risto Mejide, del personaje a la persona