La reina Sofía, abucheada