Aragonés no quiere micrófonos en los entrenamientos