Un pueblo de Ávila trata de recuperar la tradición de las gorras de centeno