El Barça se exige la máxima tensión para seguir abriendo la puerta de la Liga