Cardiólogos temen que los próximos Madrid-Barça aumenten el número de infartos