España, favorita en las apuestas de la gran final