La Eurocopa, el escaparate perfecto