“No es un día de felicidad para el madridismo”