El ultra del Frente Atlético tenía las zapatillas y la ropa con sangre cuando lo detuvieron