Guillermo y Kate se suben al metro de Londres