Las playas españolas, el destino preferido de los vecinos europeos