Hamilton terminó con la dictadura de Vettel y Ferrari erró en la táctica