Iniesta y Fábregas marcan diferencias