El Juli abre una Puerta del Príncipe que pone en duda el rigor de la Maestranza