La afición del líder coreano Kim Jong-il por comer pescado vivo y mirar bailarinas desnudas