Lobos y humanos, ¿reconciliación?