Málaga, un paraíso para los ricos