La Manada: prohibido hablar o ver a la víctima, sí estar en la calle de al lado