La niña que no quiere oír más bombas pide ayuda al mundo