El Papa Francisco rompe el protocolo e invita a refugiados a ver de cerca su audiencia