Paraguay, poco juego pero mucha pelea