Pocos puntos de unión entre los líderes europeos