Ramos no quiere asumir el papel de favoritos en la semifinal de la Liga de Campeones